Motivación y estrategias para adelgazar

Detox: ¿si o no?

 

Hace unas semanas que no escribo post. Estas primeras semanas del año estoy poniendo atención a algunos aspectos que me parecen vitales, como es mi propio cuidado. Antes muchas noches me quedaba hasta tarde para avanzar trabajo, pero ahora doy prioridad a mi descanso. Las siestas de mi hijo las aprovecho para pasear con el solecito de la tarde en lugar de sentarme al ordenador y pasear ya sin luz.Y esas horas de menos que dedico a trabajar se nota en algún sitio, como en la ausencia de post. Lo siento de verdad.

Por otra parte, no quiero que escribir sea una obligación. Escribo cuando tengo algo de valor que decir y no por rellenar un artículo.

En este caso escribo sobre algo que tenía muchas ganas: las dietas de desintoxicación o detox. Me refiero a realizar ayunos o semiayunos durante unos días.

Ante todo decir que yo soy la primera que he hecho años atrás ayunos como la de sirope de arce, detox con batidos verdes, etc… Lo que voy a contar es desde mi propia experiencia y las conclusiones a las que he llegado al respecto.

¿Son malos los detox?.

Depende de cómo y para que nos lo planteemos. Creo que el ayuno es una forma natural del cuerpo de sanarnos, por ejemplo cuando estamos pasando alguna enfermedad es normal que se retire el apetito y pasemos unos días sin apenas ingerir alimento. Si mañana me dijeran que tengo cáncer, lo primero que haría sería irme a hacer un retiro con un detox controlado por un profesional médico. La alimentación es la principal medicina para mi.

Otra cosa es querer hacer un detox como “vía rápida” para bajar unos kilitos en poco tiempo y sin casi esfuerzos. Tengo que decir algo:

LOS MILAGROS NO EXISTEN.

Desconfía de todo aquello que prometa resultados fáciles, rápidos y sin esfuerzo. Además puede ser dañino para tu salud. Igual que llegan los resultados se irán. No tiene sentido querer deshacerse en 10 días o menos de los kilos que hemos cogido durante meses a consecuencia de nuestros malos hábitos. Seguro que bajarás peso, pero será por el líquido que pierdas y al volver a tu alimentación normal ese peso vuelva a subir.

Algo muy frecuente también, tanto antes de empezar una dieta o detox como al acabarla es darse más caprichos en la mesa de lo habitual: ante la panorámica de estar x días a batidos/zumos/agua/piña/o lo que sea, los días previos nos pasamos para “despedirnos” de todas esas cosas hipercalóricas que a cada una nos gustan y que pronto serán poco menos que el demonio. Y tras acabar el detox, idem, un pequeño festival para las papilas gustativas. Esto me ha pasado mil veces, y creo que no soy la única.

Al hablar de detox damos por hecho que nos estamos intoxicando. El cuerpo, con sus propias funciones naturales vitales genera residuos y un desgaste, que el mismo se encarga de reparar si le damos la oportunidad. Estas funciones se dificultan cuando tomamos en exceso ciertos alimentos o sustancias: alimentos muy refinados y pobres en fibra, tabaco, alcohol, grasas saturadas… En cambio hay otros alimentos y hábitos que favorecen que todo funcione bien en nuestro cuerpo: consumir a diario frutas, verduras, beber cantidad suficiente de agua, comer tranquilos y sin estrés, evitar el sedentarismo, dormir lo suficiente…

Querer desintoxicarse o “limpiarse” internamente puede convertirse en una pequeña obsesión. Además lo importante es aprender a alimentarse a largo plazo, no buscar un atajo. Hay ciertos hábitos diarios que nos ayudan a realizar la desintoxicación natural del organismo sin recurrir a medidas extremas. ¿Ejemplos?:

  • Hidrátate. Bebe agua suficiente a lo largo del día, es la mejor bebida que podemos ofrecer a nuestro cuerpo. Si te cuesta beber agua puedes infusionarla con frutas naturales, incluir caldos de verduras caseros en tu día a día o tomar infusiones.

 

  • Da prioridad a la comida casera y natural. Los procesados y empaquetados están llenos de conservantes, saborizantes, y otros productos que acaban convirtiéndose en residuos y tóxicos en tu cuerpo.

 

  • Incluye alimentos depurativos en tu alimentación diaria. En casa no faltan alimentos con gran poder depurativo como los rabanitos, nabos, las setas, alcachofas, apio, hinojo, espárragos, las hojas de sabor amargo (endibias, escarola, rúcula, diente de león…).

 

  • Consume regularmente alimentos probióticos. Es importante mantener en buen estado la flora intestinal para que la absorción de nutrientes sea adecuada. Prueba a incorporar en tu alimentación chucrut, tamari (es similar a la salsa de soja),vinagre de umeboshi, tempeh, o el miso.

 

  • Toma alimentos crudos a diario. Las frutas y verduras crudas contienen un gran potencial, trata de incluirlas en tus platos como guarniciones, ensaladas, tentempiés, batidos verdes…

 

 

Estas son las pautas que yo sigo a diario en mi alimentación, incluso ahora estando embarazada no renuncio a tomar alimentos depurativos que ayudan a mi hígado, riñones y piel a funcionar mejor.

También quiero aportar la visión emocional y psicológica que muchas veces hay tras los detox o dietas restrictivas. En ocasiones, especialmente tras un período de excesos en la mesa nos sentimos culpables por haber consumido alimentos en cantidades excesivas o alimentos que consideramos malos por su valor calórico elevado. Aparece un conflicto entre el placer por comer y la culpa o sufrimiento por las consecuencias que ello puede tener en la figura.

Así muchas veces bajo el deseo de hacer un detox está la necesidad de aliviar el malestar emocional vivido tras estos excesos, y la culpa se eliminaría con unos días de volver al “buen camino”. Sentir que se hace un borrón y cuenta nueva. No sería otra cosa que una penitencia escogida voluntariamente para subsanar los errores previos.

Esto no lo viven sólo personas con sobrepeso, muchas mujeres con normopeso se sienten y viven como gordas. No es lo mismo sentirse gordo que estar gordo, y causa más daño en la autoestima de la persona esa vivencia de “sentirse gordo”.

Mi visión de los detox es esta. Creo que lo más eficaz y sensato es reducir los alimentos que nos “intoxican” a diario,unido a una alimentación equilibrada que facilite la desintoxicación natural del cuerpo a través de su sistema de depuración gracias a sus órganos internos.

Y tú, ¿qué opinas al respecto?.

Sobre el autor

También te puede interesar

Sin Comentarios

Puedes publicar el primer comentario del artículo.

Deja un comentario

Por favor introduce tu nombre. Por favor rellena una dirección de correo electrónico válida. Por favor rellena el mensaje.