Cómo elegir el momento de cambiar

 

 ¡Esto no puede seguir así, tengo que hacer algo ya!.

Una pregunta que lanzo cuando escucho esta intención tan magnífica es si crees que es el momento adecuado para empezar un cambio. Quizás llevas tiempo dándole vueltas y por fin ahora te decides, pero quiero que tengas en cuenta que hay algunas circunstancias de la vida en las que es mejor replegarse y esperar a un momento más oportuno.

Esto es así porque hacer cambios en tu estilo de vida te va a llevar a experimentar nuevas rutinas, adaptación a hábitos, pequeñas renuncias (a veces) o sacudirte la pereza para salir a caminar un rato. Si empiezas tu proceso en un momento que no es el adecuado, puedes perder tu motivación ante cualquier dificultad y sentir que has fracasado una vez más. Tu eres la única persona capaz de decidir si ahora es el momento de dar un paso adelante.

Grandes cambios vitales: ¿es un buen momento o no?.

En nuestro día a día vivimos numerosos cambios que nos pueden pillar más o menos por sorpresa. Por ejemplo la avería del coche, cambiar de trabajo, una mudanza… Estos cambios son inevitables y suelen tener una transcendencia menor.

En cambio hay otras situaciones que de repente te hacen ver que algo nuevo está ocurriendo en tu vida.

Los grandes cambios vitales son transiciones entre etapas, acontecimientos que marcan un antes y un después. Algunos de estos cambios son casarse, incorporarse por primera vez al mundo laboral (ser independiente económicamente de la familia), la pérdida de un ser querido, tener un hijo, separarse/divorciarse, jubilarse… Estas transiciones pueden vivirse como positivas o como experiencias negativas, incluso traumáticas. Es algo muy personal.

Si quieres que te eche una mano, puedo decirte lo que me sirve a mi para saber si es un buen momento a la hora de hacer un cambio en mi vida:

¡Si, adelante!… Cuando estás en una etapa de transición que te ocasiona ilusión, alegría, plenitud, confianza, estabilidad y otros sentimientos positivos es un momento fabuloso para empezar a mejorar aquellos aspectos de tu vida que no te terminan de convencer. Los sentimientos positivos que vives se extenderán y te llenarán de energía renovada.

Mejor espera un poco…Cuando en tu horizonte tienes una etapa en la que predomina la ansiedad, preocupación, el desasosiego, o la angustia, es probable que estas emociones te embarguen a veces y dificulten tu proceso de cambio. Puedes esperar a sentirte más serena para empezar un nuevo reto.

Además de las grandes transiciones vitales, hay otras situaciones que pueden dificultar tu esfuerzo por mejorar hábitos, especialmente relacionados con la alimentación. Sería el caso de personas que presentan depresión mayor, en este caso hay que centrarse primero en recibir un tratamiento adecuado.

Mencionar también el caso de las exfumadoras (u otras adicciones): si has abandonado el tabaco recientemente o estás en ello, se recomienda esperar unos meses para tratar de perder peso. Se valorará como la ansiedad podría llevar a retomar el tabaco, el grado de sobrepeso presente

Realmente el momento perfecto para cambiar puede no existir nunca, si no se hace por encontrarlo. A veces de pequeñas dificultades se hacen grandes montañas y el miedo nos paraliza. Recuerda que siempre tienes capacidad de elección.

No hay comentarios

Deja un comentario

Facebook
Instagram

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar